Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg (Universidad de Valladolid)
PINTIA VACCEA

Noticias del Proyecto Pintia


Resultados finales de la XXX campaña


V 28/02/2020


Áreas intervenidas durante 2019

La intervención arqueológica efectuada durante la campaña de 2019 en la necrópolis de Las Ruedas se ha centrado en cuatro sectores de 4x4 m cada uno de ellos, salvo el primero, que colindaba con otros excavados en la campaña de 1986 y con forma trapezoidal de 1,30x4x0,8 m correspondientes con los laterales sur, este y norte. Así, se intervino en una superficie total de 58 m2, donde apenas se han documentado tres estelas calizas, 17 hoyos y dos conjuntos tumbales. Además de los hitos pétreos localizados en los distintos sectores excavados, se localizaron un abundante número de lajas calizas. Cabe señalar que los 17 hoyos mencionados no contenían conjunto tumbal alguno, más bien se trataba de manchas de tierra que alcanzaban distintas cotas de profundidad y que se componían de tierra mezclada con arenas y gravas propias de la terraza fluvial, como consecuencia de un marcado proceso de remoción previo. De ahí que lo que se ha podido recuperar durante esta campaña ha sido material que formó parte de ajuares pero que estaba descontextualizado y extremadamente fragmentado. Únicamente hallamos dos tumbas identificables, aunque en un estado de conservación muy deteriorado. La escasez de estelas funerarias, el reducido número de tumbas recuperadas en estos sectores y su profundo estado de alteración, así como la presencia de abundante material extremadamente fragmentado, sin olvidar la mezcolanza de tierra oscura con arenas, gravas y cantos de diverso calibre, manifiestan la alteración padecida por este área del cementerio de Las Ruedas por varios factores.

Vista general de los sectores excavados durante 2019
Vista general de los sectores excavados durante 2019

Inventario y registro de tumbas

Tumba 317
○Conservación: alterada; todas las piezas recuperadas que formaron parte de este conjunto se hallaron fragmentadas, incompletas y probablemente hubo pérdida de materiales y otros restos.
○Estructura: el ajuar se localizó a 50 cm de profundidad, distribuido sobre dos manchas de tierra marrón oscura que se disponían sobre la terraza fluvial estéril; la situada más al Sur con forma triangular de 40x80 cm y la otra localizada en dirección Nordeste de planta ovalada de 45x35 cm.
○Composición: el ajuar se compone de cinco elementos de distinta naturaleza: cuatro cerámicas y un metal. Entre las primeras se distinguen una olla de pasta tosca torneada (D) y tres recipientes hechos a mano: cuenco (A), cuenco (C), y un vaso (B). Respecto al metal se trata de un fragmento de hierro indeterminado (E).
○Restos humanos: 47 g en la olla tosca D.
○Ofrendas animales: no se localizaron.

Planimetría de la tumba 317
Planimetría de la tumba 317

El conjunto se halló alterado y, en consecuencia, las piezas que formaban el ajuar se hallaron muy fragmentadas e incompletas. Quizá las cerámicas recuperadas en la mancha sur conservaran su posición original, ya que las bases tanto de lo que debió ser la urna cineraria (olla tosca D con restos óseos humanos cremados) como la del vaso hecho a mano (A), dispuesto junto a ésta en dirección Este, se hallaron apoyadas sobre el suelo a una cota de -55 cm. Su estado de fragmentación desde la base hacia el borde induce a pensar que el conjunto fue arrasado por un objeto de gran peso, probablemente una estela caliza o el arado mecánico, que afectó a este conjunto alcanzando la parte superior del mismo. A escasos centímetros en dirección Nordeste y en el mismo nivel de profundidad (-57 cm) se localizaron escasos fragmentos de cerámica correspondientes al borde de un vaso negro bruñido hecho a mano (B), que pudo ser desplazado y fragmentado en dicha acción. Asociados a estos elementos, en su entorno próximo, se recuperaron un tercer cuenco negro urdido (C) incompleto y un fragmento de hierro con forma angulosa y sección aplanada con remache central, cuya funcionalidad no se ha podido determinar.

Detalle de la tumba 317 durante el proceso de excavación y ajuar de la misma tras el trabajo de laboratorio
Detalle de la tumba 317 durante el proceso de excavación y ajuar de la misma tras el trabajo de laboratorio

Tumba 318
○Conservación: alterada; el conjunto se hallaba desplazado en dirección Nordeste y buena parte de las piezas que formaban el ajuar se hallaron fragmentadas.
○Estructura: el ajuar se localizó a 44 cm de profundidad, en un nivel compuesto por tierra oscura, sobre la terraza estéril. El conjunto presentaba forma alargada debido a la alteración, alcanzando los 80 cm de Sur a Norte. En la zona meridional se acumulaban la mayor parte de los objetos que ocupaban unos 30 cm de ancho.
○Composición: el conjunto se compone de diez objetos cerámicos. Entre ellos encontramos tres hechos a mano (un catino (A), un cuenco (B) y una bandejita (C)); la cerámica torneada de pasta fina anaranjada está representada por un cuenco (D) y dos copas (E y F); y en pasta tosca, dos ollas (G y H). Las producciones singulares que comparecen son cuatro canicas: una con impresiones punteadas alternas (I), otra con líneas impresas desgastadas (J), una tercera cuyas impresiones dividen la superficie en ocho cuadrantes (K) y la cuarta también presenta decoración similar, pero los cuadrantes están rellenos de líneas impresas (L).
○Restos óseos humanos: 7 g que se hallaron en el entorno de las piezas G (olla tosca) y D (cuenco de pasta fina anaranjada).
○Ofrendas animales: No se localizaron.

Planimetría de la tumba 318
Planimetría de la tumba 318

El conjunto se halló alterado, seguramente con pérdida de materiales y buena parte de los elementos que formaban el ajuar fragmentados e incompletos. Hubo desplazamiento en dirección Nordeste, por lo que en esa zona se recuperaron piezas dispersas y extremadamente fragmentarias (una olla tosca (H), un catino (A), un cuenco (B), una bandejita (C) y la base de una copa (F)), a diferencia del grupo situado en la zona sur, lugar donde se debió de depositar originalmente la tumba. Probablemente, la primera cerámica que se dispuso fue la pequeña olla de pasta tosca (G), en el extremo este, en torno a la cual se localizaron los restos óseos humanos, ya que se trataría de la urna cineraria. Tales restos también se debieron de trasvasar en el momento de la alteración y parte de ellos se localizaron sobre el cuenco de pasta fina anaranjada (D), dispuesto junto a la urna en dirección Oeste. A escasos centímetros de esta pieza, en sentido Norte, se halló la copa torneada de pasta fina anaranjada (E). Más allá, en ese mismo nivel, se localizaron los fragmentos del resto de las piezas, salvo las producciones singulares. Estos elementos se hallaron en una cota inferior (-55 cm), bajo la urna (G) y sobre todo bajo el cuenco (D), donde se recuperaron cuatro canicas en buen estado de conservación.

Detalle de la tumba 318 durante el proceso de excavación y ajuar de la misma tras el trabajo de laboratorio
Detalle de la tumba 318 durante el proceso de excavación y ajuar de la misma tras el trabajo de laboratorio

El estado de profunda remoción causada por diversas incidencias explica el escasísimo número de sepulturas que se han podido recuperar y ello pese a que entre el material de posición secundaria se localizaron más de doce kilogramos de restos óseos humanos cremados que sin duda formaban parte de sepulturas. En base a los datos de otras campañas, el resultado aproximado sería de unas cuarenta sepulturas destrozadas en los 58 metros cuadrados intervenidos durante 2019.
La escasez de las sepulturas identificadas, su alteración y el profundo deterioro en el que se hallaron los materiales recuperados en posición secundaria parecen deberse a una serie de acciones acometidas en distintos momentos sobre esta zona de Las Ruedas. Tal degradación parece responder a acciones de saqueo histórico que pudieron tener lugar en distintos momentos; la presencia de ciertos fragmentos de cerámicas tardías en un área considerada antigua en Las Ruedas (finales siglo IV y principios del siglo III a. C.) muestra la discordancia cronológica entre tales restos cerámicos y el grueso de los materiales recuperados en esta zona. Quizá la inestabilidad económica provocada por las guerras sertorianas (82-72 a. C.) pudo propiciar la búsqueda de elementos de valor, tales como armas y otros objetos metálicos, que formaban parte de los ajuares funerarios en esta zona antigua del cementerio en la que se sabía que las tumbas se situaban en niveles relativamente superficiales y, por tanto, de fácil acceso.
Asimismo, cabe tener en cuenta la casi ausencia de estelas funerarias en un área en la que hemos estimado que habría más de cuatro decenas de tumbas. Todo ello pone de manifiesto el alto grado de destrucción y desplazamiento intersectorial de los materiales debido, con toda probabilidad, a la acción del laboreo agrícola que tuvo lugar en el decenio de los ochenta del siglo pasado, pues sólo la agricultura contemporánea, practicada con maquinaria pesada, es capaz de una remoción de semejante envergadura, con independencia de que previamente se hubieran producido otro tipo de incidentes que hubieran afectado de manera nociva a los restos arqueológicos. Nos referimos tanto a los saqueos practicados durante la fase de romanización, como a otras acciones semejantes cometidas en un periodo posterior en el que ya se había dejado de usar el cementerio de la vieja ciudad de Pintia (finales del siglo II o principios del III d. C.).



Universidad de Valladolid
© 2020 Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg (Universidad de Valladolid)

c/ Real, s/n. - Padilla de Duero
47314 Valladolid - España
Tel. +34 983 881 240
cevfw@uva.es

Aviso legal

Con el mecenazgo de

Tempos Vega Sicilia
Con el patrocinio de

Diputación Provincial de Valladolid Junta de Castilla y León Consejo Regulador D.O. Ribera del Duero
Con la colaboración de

Asociación Cultural Pintia

...
Desarrollado por Ubicuo